Cuba tropieza dos veces con Holanda

Foto tomada de: LA PRENSA/EFE/Franck Robichon

Foto tomada de: LA PRENSA/EFE/Franck Robichon

Las calles estaban desiertas en Cuba mientras se jugaba este partido, pues la pelota es el sentir nacional. Para mi la madrugada fue diferente, desperté pedaleando la bicicleta para poder ver el juego. Vi, prácticamente, el encuentro de pie con los nervios de punta. Les confieso que soñaba con más, como muchos, y quería poner un gran título, uno bien cubano, pero se fustró de muchas formas durante esos nueve agónicos inings.

Una véz más un equipo cubano cae en la segunda ronda de un Clásico Mundial de Beisbol, en esta ocasión en su tercera edición, con dos derrotas consecutivas con el mismo contrario. En 2006 no pudimos con Japón, dos veces monarca de máximo evento internacional del beisbol, espina que nos sacamos al derrotarlos 6×3 en días pasados. Lo cierto es que entre un pitcheo no tan certero, falta de batazos oportunos y un para de errores a cargo de Yuliesky Gourriel, cada uno de una carrera, perdimos y eso duele.

Nuevas lecciones nos deja este Clásico porque a pesar de nuestros buenos resultados en números no ganamos el bueno. Queda mucho por aprender y, sobre todo, mucho que cambiar si aspiramos a estar entre los mejores del orbe en certámenes venideros. Por ahora sigue el Clásico Mundial de Béisbol 2013 y a disfrutar de los mejores del mundo y que gane el mejor

Anuncios