Felicidades a Holguin pero…

No nos tocó salir a las calles esta vez pero se perdió como guerreros. Es decepcionante ver como un juego de pelota peleado por ambos equipos termina por jugadas turbias y los árbitros no pintan ni dan color o el reglamento que no dice esto o lo otro .Primero un holguinero se busca el pelotazo, pero eso se explica en el reglamento y luego la jugada de oro: un robo de segunda base “arriesgado”, dicen los comentaristas haciéndose los ilusos cuando es evidente que el bateador hizo interferencia para inducir el error en tiro pero nada Acebal, el catcher de los piratas paga los platos rotos. Digo esto no como una excusa pues la Isla quda sino porque nuestro mayor espectáculo deportivo ya con sus tropiesos necesita alimentar la pasión no desdeñarla.

Gerardo Mayet Cruz

Anuncios